EL TÍO MANOLO

“El Tío Manolo” partió hace casi cuatro décadas, cuando se encontraba sin trabajo y con 5 hijos, por lo que estuvo obligado a reinventarse, entonces apostó por vender comida en la calle en un carrito, “en esa época no había nadie más que vendiera comida en carritos” esa fue la clave del éxito, cuenta Manuel Laínez fundador del restaurante de “El Tío Manolo”

Que ahora tiene 4 locales, y nos cuenta como lo hizo, hace 38 años empezó vendiendo completos papas fritas y empanadas con su carrito ubicado en Departamental con Vespucio, 2 décadas estuvo así trabajando a penas con 2 ayudantes hoy ya son 4 los restaurantes que mantienen vivo el sabor de su sandwichería.

Esto partió en enero del año 1980, en ese tiempo mi hermano y yo habíamos quedado si trabajo, que hacemos?, como mirábamos las camionetas de Estados Unidos tipo food truco, dijimos pongamos un carro de comidas, luego nos dimos cuenta de que era un éxito por que los productos que ofrecíamos no se vendían en la calle, cuenta ”El tío Manolo”

Tímidamente comenzó con decenas de panes el y 2 maestros de cocina, por qué aunque es difícil de creer Manuel Laínez, nunca ha armado ni un completo ni un sandwich, siempre se encargó de manejar la plata, cobrar, de tener buenas ideas y de convencer a su familia del negocio, “cuando comenzamos hasta mis hijas pelaban papas, llenábamos unos tambores grandes” cuenta.

4 carros se alcanzó a tener antes de aventurarse con el primer fourgón que fue lo más parecido a un food truck en aquella época y de a poco comenzó a dar trabajo y a vender cada vez más. Poco a poco comenzaban a subir las ventas, en un inicio 150 completos luego 400 habrían a las 5 de la tarde hasta las 5 de la madrugada.

20 años le costó tener su primer local establecido en la calle Marathon, cuenta que probó varios oficios hasta descubrir el que le cambiaría la vida, un rubro en que no hizo más que crecer, aunque tuvo momentos difíciles.

Fue en 2010 que empezaron los problemas tenía que renovar la licitación del quiosco dónde partió, en el que daba trabajo a 25 personas y aunque dio la pelea con los trabajadores, el local quedó en manos de otro dueño, “habían 7 personas que querían mi local” cuenta. El Tío Manolo tuvo que dejar su histórica casa pero no el negocio y muy lejos de lo que imaginó al comienzo ya hay 4 locales que llevan su nombre y que mantienen el sello, su clave del éxito, la abundancia según él.

Pero finalmente pudo volver su antiguo barrio, no al mismo local pero a solo unas cuadras de este.

Un emprendimiento que partió con un carrito y que hoy es todo un éxito, que incluso ahora piensa convertir en un libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WhatsApp ¿ conversemos ;) ?